Alopecia en hombres

La alopecia androgénica es la principal responsable de la caída del cabello. Una de las más temidas y la única relacionada con la genética. Desde que naces está escrito en tus genes que el pelo se te va a caer. Lo importante es que te des cuenta cuándo este tipo de alopecia se empieza a manifestar. En una fase inicial puedes detenerla con el tratamiento adecuado. Cuando ya es severa puedes valorar la opción del injerto capilar. Vamos a explicarte los síntomas, causas, grados…

Alopecia androgénica: ¿qué es?

La alopecia androgénica o androgenética es la pérdida de pelo a causa de factores genéticos. Es el tipo de alopecia más común y tiene una explicación médica por la presencia de la enzima 5-alfa-reductasa y la hormona dihidrotestosterona, que son las que provocan la caída del pelo. Todo ello provoca que el folículo se vaya debilitando y que el pelo crezca cada vez menos fuerte hasta que, finalmente, no vuelve a crecer nunca más.

¿Qué síntomas tiene la alopecia androgénica en hombres?

Los síntomas no son complejos o difíciles de detectar. La pérdida de densidad capilar, el  famoso “te empieza a clarear el pelo”, es el indicativo más claro de que algo no va bien con tu cabello. Las zonas más frecuentemente afectadas son las llamadas entradas y la coronilla. No obstante, hay hombres que presentan una pérdida difusa a lo largo de toda la región superior del cuero cabelludo. En los comienzos de este tipo de alopecia no es fácil detectarla. Tienes que ser tú mismo el que te des cuenta de que tienes menos densidad cuando lo tienes mojado o cuando te da una luz directa sobre el pelo. “Se te ve el cartón” es otra de las frases más oídas cuanto empieza este tipo de alopecia.

Causas de la alopecia androgénica en hombres

La causa de la alopecia androgénica es genética y hormonal. En los hombres que la padecen suelen existir antecedentes familiares directos, aunque esto no siempre es así. Puede pasar que tu padre tenga una densidad capilar envidiable y que tú estés perdiendo el pelo, pero en la mayoría de las ocasiones hay un componente genético.

En la alopecia androgénica masculina, los folículos pilosos de la zona frontal, superior y coronilla son más sensibles a la acción de las hormonas masculinas. Los andrógenos (hormonas sexuales masculinas) hacen que los folículos sean cada vez más finos. Si no se pone un tratamiento adecuado acabarán desapareciendo. Este tipo de alopecia suele comenzar alrededor de los 20-25 años o en edades más tempranas.

¿Cómo puede evolucionar la alopecia androgénica en hombres?

Hay una escala que determina el grado de la alopecia androgénica, la llamada Escala de Hamilton-Norwood. Hay hasta siete grados en función de la calvicie, que son:

  • Grado I: En esta primera etapa se registra el inicio de un retroceso del pelo casi inapreciable o muy escaso en la parte frontal de la cabeza. Es muy difícil de detectar a simple vista.
  • Grado II: Es cuando empiezan a aparecer las llamadas “entradas”. Por lo general esta etapa puede prolongarse hasta ya pasados los 40 años y todavía no se habla de alopecia como tal.
  • Grado III: En este nivel se produce una pérdida del pelo en el área de la coronilla, y se irá extendiendo si no se toman precauciones con un tratamiento.
  • Grado IV: La pérdida capilar en la zona frontal y de la coronilla es superior a la del grado III. Se hace más notoria la pérdida de cabello en general. Es el punto de inicio de una alopecia más crónica.
  • Grado V: Aumenta la pérdida capilar y solo se conservarán unos pocos cabellos en la parte superior de la cabeza. Llegados a este punto ya sólo el injerto capilar es el remedio para terminar con la alopecia.
  • Grado VI:  Ya se habla de una alopecia severa quedando toda la parte superior completamente despoblada. La calvicie comienza a extenderse hacia las áreas laterales de la cabeza y la nuca.
  • Grado VII: Es cuando ya se considera una alopecia generalizada. En este nivel solo queda una porción muy estrecha de cabello en la parte posterior de la cabeza. Es el grado más crónico de alopecia androgenética

La alopecia androgénica en hombres, ¿tiene cura?

No tiene cura desde el punto de vista médico. Existen tratamientos farmacológicos que la pueden atenuar o frenar, pero el pelo no volverá a crecer en la zona donde no lo tenías, y si crece será con una textura fina muy alejada del pelo que tienes en el resto de la cabeza.

Propecia es el fármaco más conocido para combatir la alopecia androgénica. El propio prospecto dice lo siguiente: “En muchos de los varones tratados con Propecia durante 5 años, la progresión de la pérdida de pelo se hizo más lenta, y al menos en la mitad de esos varones también mejoró de alguna forma el crecimiento del pelo”.

Debes tomarlo todos los días durante 5 años para perder el pelo de manera más lenta o mejorarla de alguna forma, que no especifica cuál es. Por lo tanto no es un remedio para que el pelo te vuelva a crecer.

Tratamiento de la alopecia androgénica en hombres

Una vez explicados los grados de alopecia entenderás que cuanto antes se detecte, mejor que mejor. Hasta el grado IV es posible frenar la caída con un tratamiento de plasma enriquecido en plaquetas (PRP). No sirve para que crezca pelo nuevo en una zona donde no lo había. Lo que sí va a hacer es fortalecerlo a nivel de raíz para mejorar sus condiciones y, de esta manera, que no continúe cayéndose. La aplicación apenas dura 30 minutos y consiste en la introducción del plasma en el cuero cabelludo a través de microinyecciones.

Llegados al grado V o alopecia severa ya sólo se puede recurrir al injerto capilar. No existe un método más efectivo. Volverás a tener tu propio pelo donde ya no lo tenías o te quedaba muy poco. Consulta en qué consiste un injerto capilar paso a paso.

¿Necesitas tratamiento para la alopecia androgénica? Acude a tu cita con Capilar Clinic. Te brindaremos toda la información que necesites sobre el tratamiento que más te conviene.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *